Renishaw la empresa global de ingeniería esta colaborando con la start up del Reino Unido Additive Automations, como parte de un proyecto de manufactura aditiva en automatización de post procesos, el cual involucra el uso de cobots para ejecutar la remoción de soportes. El proyecto baja los costos promedio por pieza a un 25%, el cual se mejora cuando los volúmenes de piezas por este proceso se incrementan.


Additive Automation tiene oficinas en Sheffield y desarrolla sistemas robóticos para la automatización de manufactura aditiva. Después de haber obtenido fondos del Reino Unido y Canadá su fundador Robert Bush, colaboró con Renishaw en el centro de investigación AMRC de esta universidad. Desde agosto 2019 Renishaw ha estado apoyando a Additive Automation en esta iniciativa con su experiencia de manufactura.


Renishaw ofreció cuatro ejemplos de piezas impresas 3D para que la "start up" demostrara sus capacidades de remoción de soportes, estas piezas eran del sector médico, petróleo, automotriz y de ingeniería mecánica. Las pruebas de robots sobre estas piezas que ya han sido usadas en la industria ayudaran a Additive Automation a mostrar el potencial de su producto.


El proyecto llamado SALSA (separación de layers aditivos soportados por automatización) tiene como objetivo utilizar la Robótica y el Deep learning, para digitalizar algunos de los pocos procesos manuales que quedan en manufactura aditiva. Se decidió por los cobots por su capacidad de carga y sensores de fuerza que toman datos para determinar la geometría de las piezas. El software analiza los datos usando una tecnología de gemelo digital, la salida del programa determina donde están las estructuras para que se puedan quitar usando una herramienta de efectos.

Fuente: Renishaw

 

 

Pin It